Ayer domingo volví de mis vacaciones por Francia e Italia, y lo único destacable en sentido negativo es la imposibilidad de navegar por Internetgracias” a la compañías telefónicas. Es común cuando uno se va de vacaciones, poder conectarse menos, al no tener la conexión de Internet de casa, o el plan de datos de nuestra companía telefónica móvil, pero más difícil no nos lo pueden poner.

Previendo que necesitaría conexión a Internet más de una vez en mi Nexus One (blog, correos, Maps Navigation, etc.), solicité a Vodafone un plan de datos de 1 GB en España + 150 MB en Roaming de navegación. Pero sin embargo, el primer día, después de cerca de 15 MB de navegación (contados con 3G Watchdog) recibí un mensaje que había llegado al límite de mi navegación en Roaming y si quería continuar que enviase un SMS. Antes había recibido otros SMS avisando que iba por el 80% y el 90%. Entonces tuve que llamar a atención al cliente. Más incompetentes no pueden ser. Primero un chico, que decía que no tenía un plan de navegación en roaming. Después una chica que decía que sí tenía dicho plan, pero con una limitación de 15 MB diarios, por lo que al acabar el día, el contador se reiniciaba y podría volver a navegar.

Al día siguiente, y al otro, el 3G continuaba sin funcionar. Volví a llamar y me dijeron que todo parecía que estaba bien y que debía funcionar. No lo hacía. En el siguiente intento lo que decían es que el plan que había activado sólo era de 15 MB al mes. Después de un rato, me pasaron a servicio técnico de datos, Estos me dijeron que el plan era de 50 MB y que ya lo había usado todo. Hasta ahora podemos ver que ninguno encaja con el anterior ni con ninguno.

Al final, tras mucho insistir me activaron datos 3G ilimitados, pero todavía estoy a la espera de la factura, que no tiene que cobrarme nada extra, ya que no superé los 110 MB en todo el viaje.

Otra cosa que seguro que pone de los nervios a más de uno son los HotSpots con usuario y contraseña (de pago, por supuesto). Es típico que vas por la ciudad buscando un punto WiFi abierto, y cada vez que aparece alguno, al abrir el navegador: pam! User & Password. Creo que en las 10 ciudades que visité sólo me pude conectar a un punto WiFi bien, sin contar los hoteles (que por cierto, se desconectaba cada 2 por 3). Por supuesto la culpa de que los puntos WiFi estén así de capados es de las companías telefónicas, que pierden clientes para sus planes de datos.