Ayer instalé la nueva versión de Ubuntu, la 10.10 Maverick Meerkat, y voy a nombrar los motivos por los que estoy mucho más contento que con la 10.04 Lucid Lynx. Aunque al parecer esa no es la opinión de la mayoría.

Aviso que esto no es una comparación entre instalar Windows y Ubuntu, sino entre Ubuntu 10.04 y 10.10.

suricata

La instalación fácil y comoda desde 0 no la pude probar, ya que fue una actualización. Lo que me hubiese gustado es que me avisase directamente sin tener que ejecutar update-manager -d en la Terminal. Esa es mi única “queja“.

La descarga tardó un poco, pero es lógico teniendo en cuenta que los servidores debían estar a tope de funcionamiento por todos los que estábamos descargándolo.

Se instaló todo automáticamente y se reinició. Durante el proceso, sólo tuve que aceptar un par de veces que se iban a borrar algunos archivos, pero todo simple y rápido.

Una vez con el SO instalado (actualizado mejor dicho), noté todas las mejoras. Cabe destacar que ahora mismo tengo un portátil Toshiba Satellite L100, bastante antiguo y poco potente. Esta falta de hardware se notaba en Ubuntu 10.04, pero en la nueva versión todo es completamente fluido, funciona compiz perfectamente y con las animaciones del dock sin ninguna ralentización. También Nautilus (las carpetas) cargan más rápido.

También está más compenetrado con Ubuntu One, ya que en todas las carpetas tenemos una casilla para marcar y que esté sincronizada con el servicio de almacenamiento en la nube, aunque no lo pude probar todavía.

Por último, el tema por defecto (Radiance y Ambiance) está mejorado siendo más bonito, y la nueva fuente Ubuntu queda muy muy bien.

Conclusión: Es verdad que no son mejoras espectaculares, o que con GNOME 3 mejorará más, pero a mí me rinde mucho mejor el ordenador, y además aunque sea poco, mejor siempre estar actualizado.

Les dejo una captura de mi escritorio con Ubuntu 10.10 Maverick Meerkat.

Escritorio Ubuntu 10.10

¿Y a ustedes, les gusta la nueva versión de Ubuntu o no?